Consejos para iluminar el baño (lavabo iluminado)
Te ayudamos con la iluminación del baño, ese rincón de la casa que tanto nos gusta disfrutar, en el nos relajamos, aseamos y preparamos para nuestro día a día, es por ello que necesitamos de la mejor luz, una iluminación útil y segura.
 

Consejos para iluminar el baño

Una buena iluminación es importante en los baños y aseos de nuestro hogar, especialmente en la zona de alrededor del espejo. Tiene que ser práctica y versátil, es decir, que se pueda adaptar a distintas situaciones y crear varios ambientes. Por ejemplo, nuestro baño deberá contar con una luz suficientemente clara y fuerte para poder vernos correctamente, pero también será útil que mediante la luz podamos crear un ambiente cálido para relajarnos en la bañera o bajo la ducha.

En muchas ocasiones, los cuartos de baño no cuentan con iluminación natural, pero en caso de que sí se trate de una estancia con ventana, deberemos aprovechar al máximo esta luz.

  • Debemos conseguir que la iluminación combine con la decoración de nuestro baño. Debemos tener en cuenta el uso que le vamos a dar ya que no es lo mismo iluminar el baño principal que el aseo o el baño de los niños.
  • Es importante centrar luces puntuales alrededor del espejo, preferiblemente en los laterales para evitar así cualquier sombra sobre la cara. Si desea poner una luz por encima del espejo, coloque varias lamparitas que ayudarán a eliminar estas sombras. En la iluminación de baños las instalaciones verticales o apliques de pared montados uno a cada lado del espejo son los mejores para lograr una luz uniforme en toda la cara. Sin embargo, dado el tamaño y la colocación de algunos espejos y muebles de baño laterales, las luces de costado pueden ser poco prácticas, en esos casos el montaje de luces directamente sobre el espejo es una buena opción.
  • La ducha es también un área que requiere de una iluminación adecuada ya que debido a que muchas mamparas de baño obstruyen la entrada de luz natural. Por motivos de seguridad debe asegurarse de utilizar materiales apropiados que resistan el vapor y la humedad de la ducha. Lo ideal sería colocar luminarias que trabajen con baja tensión y además instalar la fuente de alimentación de la misma alejada del sector.
  • Para la iluminación general, puedes optar por un foco central que ilumine todo el espacio. Cuanto más encastrada al techo esté la lámpara mejor, ya que la luz abarcará un diámetro más amplio.
  • Los halógenos son una muy buena opción para el cuarto de baño porque aportan una luz muy natural y cuentan con una duración prolongada.
  • Asegúrate de que las lámparas que vas a utilizar están especialmente diseñadas para baño, ya que se trata de una habitación muy húmeda y, si utilizas un tipo de luz cualquiera, se fundirá o estropeará muy rápidamente.

También se recomienda disponer al menos de dos interruptores, uno para la luz general y otro para la  luz del espejo. De esta forma, tan solo utilizaremos la iluminación puntual cuando sea necesario y ahorraremos energía.

Errores más típicos:

Poner una iluminación única en la parte central del cielo: dejará el rostro en sombras y, aunque puede resultar útil como luz general, no le servirá cuando necesite arreglarse.

Iluminar el espejo del tocador directamente con una sola fuente de luz: la luz muy intensa ubicada encima o debajo de la línea del rostro, produce sombras molestas.

Para iluminar correctamente un baño, no deben utilizarse tubos fluorescentes, ya que este tipo de luz puede alterar la visión de los colores y resultarnos incómoda.